Il Monsanto Chianti Classio

Es en 1961 que la familia Bianchi compra el viñedo de Castello di Monsanto. Se extiende
sobre 72 hectáreas en la parte centro-occidental de la DOCG Chianti Classico, a unos 300
metros de altura.
La bodega está situada sobre una colina, rodeada de un Edén de biodiversidad, cuyo punto
más elevado culmina a 320 metros.
En 1968 el fundador Fabriozo Bianchi se hizo famoso al eliminar la mezcla del vino de uvas
blancas, haciendo un vino con uva Sangiovese 95% y 5% de Colorino & Canaiolo
únicamente con uvas de la parcela Il Poggio el punto más alto e interesante de la bodega.
De allí nació el primer Cru de Chianti Classico.
Los vientos del Mistral soplan directamente desde el mar Tirreno lo que hace que los
inviernos resultan templados y los veranos más frescos. Hay poca humedad y buena
fluctuación de temperatura, los que permite hacer vinos complejos y de forma orgánica.
El suelo del viñedo es único. Tiene galestro, una roca esquistosa que otorga a los vinos
mucha profundidad, y grava lo que permite que las raíces penetren mejor las capas para
ganar taninos y acidez. El “macigno chiantigiano”, suelo típico de la región, retiene la
humedad y permite que las plantas aguanten los períodos de sequía. Encontramos también
una alta concentración de toba en la parte sur del viñedo, lo que otorga mejor drenaje.
Hoy son Aldo y su hermana Laura quienes están a cargo de la bodega. Siguen la tradición
que lanzó Fabrizio hace más de 60 años, para desarrollar vinos finos y auténticos de
Toscana.
Llegar a Castello di Monsanto es una experiencia impresionante. Uno puede tener un
prejuicio por el nombre de la bodega (igual a la multinacional involucrada en muchos
escándalos) pero esta sensación se va rápidamente al descubrir este increíble lugar. Llegas
a un bonito castillo construido sobre una colina rodeado de viñedos y bosques. En sus
fudaciones existe una galería magnífica de tesoros guardados: botellas de cada añada
producidas desde 1962 que Laura, la dueña, no tiene miedo en sacar para demostrar las
sobresalientes virtudes del Poggio, su mejor vino. Cuando Tanguy fue a conocer, pudo
probar entre otras cosas un Poggio 1995 servido con mucho cuidado y en perfecto estado.
El Sangiovese, esa uva un poco austera en su juventud envejece muy bien. Hay que darle
su tiempo para revelar todo su potential y virtudes.

Vinos de la bodega

  •  
×